Como hacer la introducción de un ensayo

El primer párrafo de un ensayo nos brinda la oportunidad de captar la atención del lector, además de ser el lugar ideal para establecer el esquema en el que basaremos el resto del ensayo en términos de tono y contenido. Estrictamente hablando, no existe una sola forma correcta para comenzar un ensayo. Al igual que es factible escribir ensayos sobre numerosos temas, al mismo tiempo también es posible comenzar un ensayo de otras tantas maneras. Sin embargo, los mejores comienzos de un ensayo comparten ciertas cualidades que al ser tomadas en cuenta podrán mejorar bastante la introducción de un ensayo que por el contrario puede ser simple.

 

Comienza con una oración que capte la atención. Mientras que el ensayo puede ser interesante para ti como escritor, no necesariamente será interesante para el lector. En general, el lector es bastante selectivo sobre lo que lee y no lee. Si una parte de la lectura que es el primer párrafo no atrapó su atención inmediatamente, no existe una buena posibilidad de que se tome la molestia de terminar de leer el resto del ensayo. Por tal motivo, mayormente es buena idea empezar un ensayo con una oración que cautive la atención del lector desde un comienzo. Mientras que la oración tenga una conexión lógica con el resto del artículo mantendremos la atención del lector desde el inicio. La contundencia de la primera oración puede captar la atención del lector, ya a partir de ahí debemos conservar la atención de quien lee el ensayo, para no perder su interés. Continua la principal oración con una o dos oraciones que conecten de forma lógica la primera oración con la que se captó la atención con el resto del ensayo, tratándolo como a un todo. Frecuentemente, estas oraciones se extenderán en el reducido ámbito de la primera oración, las cuales sitúan el panorama específico que presentas al inicio en algún tipo de contexto más amplio. Además de que el ensayo es el espacio para discutir lo que vas hablar, el primer párrafo más o menos también es un espacio para establecer cómo vas contarlo. La manera en que escribes y la voz redactora son parte de lo que impulsa (o desanima) al lector a leer el argumento del ensayo. Si el tono al inicio del ensayo es claro, placentero y apropiado para el tema en materia, hay mayor probabilidad que el lector lo lea en vez de que sí es confuso y las oraciones varían mucho entre sí, o si no hay concordancia con el tema de antemano.

Explica sobre qué trata el contenido del ensayo. Por regla general, los ensayos no son meramente descriptivos y no sólo existen para decirte algo en términos básicos. Con frecuencia tienen un propósito específico más profundo que eso. El ensayo realizado con seriedad ayuda al lector a cambiar la mentalidad sobre ciertos temas. Intenta persuadir al lector a que actúe para una causa específica, demostrarle algo que no estaba muy claro o simplemente contarle una historia que lo invite a reflexionar. De esta forma, el lector podrá rápidamente decidir si continúa o no leyendo el resto del ensayo. Esquema de la estructura del ensayo

A veces, es correcto profundizar un poco más la introducción describiendo como el ensayo planea lograr su propósito. Será útil si el ensayo simplemente se desglose en partes distintas y específicas de una forma que haga el tema más fácil para alcanzar al lector. Sin embargo, hacer un esquema de las diferentes partes del ensayo en la introducción no siempre será una buena idea. En algunos casos, especialmente en ensayos simples, puede leerse como algo mecánico y puede intimidar al lector presentando demasiada información al inicio.

De ser necesario, incluye una declaración de tesis. En la redacción de ensayos, una declaración de tesis es una sola oración que describe el eje central del ensayo de la manera más clara y concisa posible. Algunos ensayos, especialmente los de cinco párrafos escritos para asignaturas académicas o como parte de una prueba estandarizada, más o menos requieren que se incluya una declaración de tesis como parte de la apertura del párrafo. Incluso los ensayos que no requieren dicha convención porque pueden beneficiarse del poder en la definición con propósito conciso de una audaz declaración de tesis. Por lo general, las declaraciones de tesis están incluidas en o cerca al final del primer párrafo, aunque existen reglas consistentes o rápidas sobre dónde específicamente deben estar las declaraciones de tesis.

Sé directo. Una de las reglas básicas fundamentales de una introducción es que mientras más corta sea es mejor. Si puedes resumir toda la información que necesitas transmitir en cinco oraciones en lugar de seis, hazlo. Exprésate mediante palabras cotidianas simples en lugar de una palabra más complicada (por ejemplo "empezar " vs. "iniciar"). Si puedes hacer que el mensaje de la oración tenga diez palabras en lugar de doce, entonces hazlo. En cualquier lugar puedes hacer los párrafos introductorios más cortos sin necesidad de sacrificar la calidad o claridad. Recuerda, el inicio del ensayo sirve para llevar al lector a la esencia del ensayo, pero no es la propia esencia del ensayo, así que sé breve.

Resume el argumento

Algunas estrategias pueden ser útiles para lograr que la mayor parte del ensayo se base en el tipo específico de redacción que estás haciendo. Por ejemplo, si estás redactando un ensayo argumentativo, es decir uno que alega un punto específico con el fin de persuadir al lector a que esté de acuerdo, puede ser útil enfocarse en resumir el argumento en el párrafo introductorio del ensayo. Al hacerlo le da al lector un breve resumen de la lógica que realizas al usar para apoyar el argumento.

Lluvia de ideas

A veces, hasta a los mejores escritores se les escapan las ideas. Si te es difícil empezar con la introducción, prueba la lluvia de ideas. Toma una hoja en blanco y escribe las ideas rápidamente como te van surgiendo. Las ideas necesariamente no suelen ser buenas ideas, a veces, conocer las ideas que definitivamente no debes usar pueden inspirarte a que pienses en las que realmente debas pensar. Redacción creativa... debes llamar la atención

La redacción creativa y la ficción pueden estar más cargadas emocionalmente que otras partes de la redacción. Para este tipo de ensayos, generalmente puedes comenzar el ensayo con una explosión metafórica. Hacer un esfuerzo para ser interesante o ser sobresaliente en los primeros párrafos es una gran forma para atraer a los lectores a tu trabajo. También, como la redacción creativa no requiere de algunos aspectos técnicos de redacción argumentativa (como esquematizar la estructura del ensayo, establecer los propósitos, etc.), aquí tienes el espacio para ser creativo.

Redacciones sobre arte y entretenimiento

La redacción en el área del arte y entretenimiento (como reseñas de películas, libros de reportes, etc.) lleva a seguir menos reglas y expectativas que una redacción técnica, pero los inicios de los ensayos escritos en este estilo pueden todavía sacar provecho de la estrategia global. En estos casos, aunque puedas tenerlo inmediatamente con un poco de jocosidad en el inicio del ensayo, generalmente querrás tener cuidado al asegurar qué describes en el tema general del ensayo o en lo que se enfoca, incluso como identificar los detalles específicos y pequeños.

Introducción a los ensayos técnicos y científicos

Este tipo de redacción existe para fines prácticos, como informar a las personas relevantes sobre temas serios y específicos. Como el propósito de redactar ensayos, en estos temas se debe ser completamente informativo (a veces persuasivo), no debes incluir bromas, escenas coloridas o nada que no tenga relación con la tarea encomendada. En periodismo, se debe abordar a la información principal La redacción de los ensayos periodísticos difiere de los demás estilos de ensayos. En el periodismo, existe por lo general un gran esfuerzo de hacer un enfoque sobre hechos netamente de la historia, en lugar de la opinión del escritor, así los párrafos introductorios de un ensayo periodístico pueden inclinarse a ser algo descriptivo, en vez de ser algo argumentativo, persuasivo, etc. En realidad, el periodismo objetivo y los escritores frecuentemente son animados a poner la información más importante en el artículo en las primeras oraciones así los lectores pueden aprender las esencias de una historia en pocos segundos de lectura del encabezado.

Revision y correccion del ensayo

El primer boceto que no puede ser mejorado pero en alguna forma puede ser editado y revisado son poco comunes. Un buen escritor sabe que nunca cambia una parte sin ir por toda la redacción al menos una o dos veces. Revisar y volver a revisar te ayudará a darte cuenta de los errores de gramática y ortografía que pueden reflejar de forma negativa tu estatus como escritor, así que asegúrate de darle una revisada a todo desde el comienzo del ensayo.

Solicita otra opinión

Intenta conversar con alguien a quien consideras respetable su opinión para conocer su perspectiva sobre el comienzo del ensayo. Debido a que la otra persona no está sumergida en la redacción como tú lo estás, él o ella podrán ofrecer un punto de vista externo, que pueden señalarte las cosas que no te han ocurrido, precisamente porque estás enfocado en la redacción sobre el inicio perfecto del ensayo.

Copyright © Como hacer bien un ensayo - 2015.

Back to top